La  moda masculina es un mundo un tanto complicado. En un año de experiencia en el mundo blogger me he llegado a dar cuenta de cómo los hombres temen las tendencias, todo aquello que parece diferente, todo aquello que no lleva Cristiano, Villa, Iker o cualquier jugador de fútbol parece destinado a generar temor entre los hombres más clásicos.

Nos hace falta ver más allá de nuestras fronteras. Mientras New York, Londres, París y Milán cuentan con su propia súper pasarela internacional de moda masculina, confiando en ella de una manera impresionante. Así indicaba Didier Grumbach, presidente de la Federación francesa de costura, señalando que “Es cada vez más creativa y genera cada vez mayor interés”. Tanto es así que las grandes revistas internacionales se han dedicado a cubrir durante las últimas semanas cada uno de los movimientos que ocurren detrás y delante de la pasarela.

La moda masculina

Le 21 Eme, Andreas Aguilera, Åsmund Melvær, Kevin Vo, Magnus Evjum, Mariano di Vaio, Mohamad Ayoubi en Milán durante la edición de Junio de 2014 de Milán Fashion Week Men, Fotografía por Adam Katz (Le 21 Eme)

Sin embargo, la presencia de las marcas más potentes del mercado de la moda en estas pasarelas dista mucho de los calendarios infinitos de desfiles femeninos, además de las fechas un tanto complicadas de las semanas de moda masculinas, mientras que en Febrero y Septiembre, plenos meses de cambio de temporada y movimiento de moda por excelencia, pese a la reciente entrada de las temporadas “Resort” y “Pre-Fall”,  las pasarelas de moda masculina se presentan 3 meses antes. La primera en Noviembre y la segunda en junio, es decir, en plena venta de la temporada pasada , por lo cual la espera se hace mayor y el interés puede parecer menor, por lo cual muchas huyen del desfile y apuestan por el formato “Lookbook”, entre ellas la afamada firma francesa de origen español “Balenciaga” recien capitaneada por el diseñador de origen Taiwanes y apadrinado de Anna Wintour, Alexander Wang. Pero no todos son puntos negativos, porque las que apuestan por la pasarela han aprovechado esto como una estrategia para impulsar, como siempre, las primeras líneas de moda femenina presentando algunas pistas de lo que será, o no, la colección que le dará más ventas anuales: la femenina, con adelante de la colección Primavera-Verano, o al contrario, una colección totalmente exclusiva, como es el caso de Prada. Es entonces donde nos debemos replantear  el concepto que tenemos de  la moda, no sólo como el arte de hacer prendas, sino como una estrategia comercial, y pese a que nos guste creer que el mundo de la moda es una fantasía de zapatos bonitos, telas brillantes y cuerpos perfectos, es una industria que como todas, necesita vender, siendo una de las que más genera dinero en el mundo actual, cientos de millones anuales. De hecho es el mercado de la moda y lujo el que más a crecido durante los años de crisis, no sólo a nivel de ventas sino en propuestas y ofertas generando así cientos de puestos de trabajos (lo cual hoy en día es imprescindible) y de interés mediático. Si no miradme aquí escribiendo un artículo sobre moda masculina.

¿Entonces cuál es el papel de la moda masculina? El de convencer al consumidor que tiene miedo a comprar, llevar y aceptar, la moda, como algo natural y aunque en España, la cual estrenó el año pasado su primera semana de la moda para hombre  con firmas como El Ganso o Eduardo Rivera, parezca que aún queda mucho por hacer, Milán hace cada año de esta pasarela, la que más dinero le genera debido a la presencia de marcas como Armani o Ermenegildo Zegna.

Moda de hombre en Valencia

Backstage, Emporio Armani Primavera/Verano 2015, Junio de 2014, Fotografía por Lea Colombo para DAZED Magazine.

La reciente inauguración de la MFSHOW MEN, la presencia de la moda para hombre en la que un día fue Cibeles, o la amada 080, junto a la apertura de medios especializados como ICON, la revista de origen italiano que pasó a manos del grupo editorial PRISA, la cual se puede adquirir el primer jueves de cada mes con EL PAÍS, las diferentes líneas de belleza dedicadas al sector masculino, el aumento de diseñadores en las pasarelas y el creciente número de medios especializados en hombres, como la revista online y física fundada en Barcelona  “Fucking Young!” deja muy claro que la moda para nosotros vende y es interesante, que el hombre de traje de chaqueta o el de vaqueros y camisetas blanca, no es el único que existe, y que hay otro que también se preocupa por lo que lucirá la siguiente temporada, si se llevarán o no las sandalias de guiri, o si su corbata de puntos ha pasado a mejor vida y tendrá que reemplazarla por una de flamencos. Y es que la moda para hombre es mucho más que un chandal o unos vaqueros, es más que una simple prenda, es estilo de vida.