La polémica viene desde hace meses: Victoria’s Secret, la firma de ropa interior que ha convertido el negocio de las supermodelos en su principal fuente de ingresos, lanzaba una controvertida campaña que bajo el título The Perfect Body mostraba a varias de sus modelos como iconos de cuerpos sanos y perfectos. Ahora Lane Bryant, firma americana de ropa de tallas grandes, ha decidido contratacar con una campaña que busca hacer reaccionar a los compradores. Y es que está claro que ni siquiera con todas las campañas contra la anorexia y contra medidas que evocan la extrema delgadez nadie ha podido con el gigante.

Candice Huffine, Ashley Graham, Marquita Pring, Victoria Lee, Justine Legault y Elly Mayday protagonizan la campaña que nos recuerda que no pasa nada por no ser un ‘ángel’. Al contrario, ellas lo celebran con el hashtag #IMNOANGEL que se puede leer en sus diferentes publicaciones en redes sociales donde describen lo que es para ellas la belleza real.

Fashionista ha entrevistado a su CEO Linda Heasley, la cual ha definido el objetivo de la campaña como “cambiar la conversación” sobre la moda de tallas grandes. Cientos de mujeres se han unido a esta campaña que busca recordar que la belleza es una cuestión de cánones y que no tiene sentido hablar de medidas perfectas en pleno siglo XXI, cosa de la que debería ser consciente la firma contraria ya que desde hace años llevan acarreando problemas por la extrema delgadez de algunas de sus modelos, cuando una de las cosas que más había caracterizado a la firma era la belleza atlética y curvilínea de sus modelos.

¿Servirá esta llamada de atención para despertar en la sociedad una reacción?