¿Qué sucedería si en un palacio de la ciudad de Valencia dejamos solos el arte y una pasarela? La respuesta está clara. Sin duda, de esa fusión nacería lo que ha hecho diferente a Valencia este fin de semana: la Pasarela de las Artes.

Desfiles de numerosos diseñadores han pisado este lugar. Diseñadores de la talla de JavieryJavier o Francis Montesinos que iluminaron el Palacio de Malferit el viernes. Desfiles de colecciones que han cautivado hasta los objetivos de las cámaras que inmortalizaban a las modelos.

JavieryJavier

El primer catwalk vino de la mano de JavieryJavier quien quiso transportar a todos los asistentes al clima circense de la década de los 40. Una recopilación de prendas que en absoluto pasan desapercibidas.

La variedad de colores, que fue el top de este carrusel de alta costura y prêt-à-porter, se combinó a la perfección con un toque de humor sin perder la elegancia y la sobriedad. Verdes, dorados, granates, azules eléctrico y amarillos, marcaron, sin duda, la línea de esta colección tan artística.

Obviamente, los colores no venían solos porque los estampados jugaron un papel importantísimo. El barroquismo, los total flower, los animal prints y los vestidos a modo de lienzo fueron una pieza esencial en el éxito de este repertorio de prendas, que se entrelazaban con innumerables y diversos tejidos. La pedrería, las lentejuelas y el crochet estuvieron muy presentes.

El corte de las piezas, que se situó en el principal punto de mira de todos nosotros, consiguió transportarnos a donde el diseñador se había propuesto. Quizá también nos hizo recorrer los cabarés de finales del siglo XIX con vestidos largos ceñidos, con un poco de vuelo y con alguna que otra pluma. ¡Ah! Y sin olvidar los sombreros estilo cloché y capelinas.

Sin duda, los complementos se convirtieron en la guinda del pastel y acompañaron perfectamente a las modelos. Osos de peluche, máscaras y muñecos construyeron la rareza, y los bolsos, los fulares y los velos, otorgaron la genialidad y perfección de JavieryJavier.

Francis Montesinos

Su predecesor fue nada más ni nada menos que Francis Montesinos. El valenciano originario del barrio bohemio de El Carmen, mostró una recopilación de sus piezas más emblemáticas para apadrinar el evento.

Sus diseños conformaban una elegancia y una formalidad que se respiraba en el ambiente. La variedad de piezas y tejidos otorgaban sobriedad y delicadeza al desfile, gracias a la finura y ligereza de las prendas, que en la mayoría de los casos, parecía que sobrevolaban la pasarela.

Vestidos tableados, con transparencias, con rayas, flores, aterciopelados, con toques de pedrería y plumas. No cabe duda que Montesinos supo elegir las prendas precisas para deslumbrar en el patio de los arcos.

Y como con JavieryJavier, los complementos también recobraron vida propia y tuvieron un papel muy destacado. La dimensión de los brazaletes, los pendientes y los collares se fusionaron perfectamente con todas y cada una de las piezas.

Ambos diseñadores recibieron las felicitaciones de todos los que estuvieron allí presentes. ¿Quizá el año que viene repetirán? ¿Volverán a sorprendernos como lo han hecho en esta edición? De lo que sí estamos seguros es que la Pasarela de las Artes trajo moda y arte a Valencia. Algo, que lamentablemente, brilla por su ausencia.

Pasarela de las Artes en Valencia, desfile de Francis Montesinos

Fotografía: xpr.photo