La joven australiana Pixie Curtis es una pequeña pelirroja de tan solo 3 años de edad que cuenta con más de 100.000 seguidores en Instagram y que se ha convertido en un icono de la moda. Tanta ha sido su revolución que actualmente ha sido nombrada “Jueza de la moda” por la revista australiana “Famous”.

Toda fama tiene un inicio, y su madre Roxy Jacenko es una experta en relaciones públicas que tiene como principales clientes a marcas de lujo y que ahora es la manager de su hija. Ella es la que le acompaña a sus numerosos “viajes de trabajo”. El precio actual de una foto patrocinada en la cuenta de Instagram de Pixie es de 200 dólares.

Pixie tiene una vida muy ajetreada y le podemos ver en multitud de sitios como hoteles de lujo, haciéndose la manicura, yendo de shopping y también promocionando su marca “Pixie Bowns”. Es una buena manera de aprovechar el tirón mediático para vender su línea de productos donde podemos encontrar desdelacitos para el pelo y diademas, hasta sombreros y gafas de sol.

Su madre asegura en varios medios de comunicación que Pixie tiene una cuenta de ahorros desde el día en que nació donde ingresa todo lo que está ganando para que tenga un buen futuro.