Proyectar es según la RAE en su segunda definición, ‘Idear, trazar o proponer el plan y los medios para la ejecución de algo’. Pero eso no resume ni siquiera a grandes rasgos las diferentes propuestas de los 24 jóvenes diseñadores que han hecho de Valencia Fashion Week su plataforma de lanzamiento, su proyecto, su proyección, o como nombra la pasarela, a la zona más joven y fresca: Proyecta.

La juventud es un símbolo de rebeldía, de aprendizaje, de novedad y de frescura, y en este caso también de talento, de talento exultante. Talento capaz de enamorar y quitar el aire, talento capaz de dar, quizás, lo más brillante de una fashion week que llevaba pidiendo durante años aire fresco, y que por fin ha conseguido una brisa de novedad, libertad y emoción.

El primer día de Proyecta vimos proyectos minimalistas como la propuesta de Lou Lena Platanova, que demuestran que la moda es capaz de decir todo en pocas piezas y que a veces, lo sinuoso, lo que existe detrás, la historia, el concepto, son elementos que dotan a las prendas de limpieza, elegancia, y versatilidad, con una clara inspiración en la indumentaria nórdica, no sólo por los colores, sino por la forma de entender la moda como un concepto que propone y dispone. Porque al final de todo, con sólo 3 propuestas, es más importante lo que propones y dices, que sólo lo que muestras. Pero no sólo hay una manera de expresar conceptos, no todo es sobriedad. La oda al color, el deporte y el easy to wear que tanto ha reinado las últimas temporadas desde que las propuestas deportivas de New York acabaran siendo aceptadas como políticamente correctas.

Estela Romero con su Oroparece-Platanoes llena la pasarela de un aire rave, propio de firmas españolas como Maria K Fisherman o la gran María Escoté, donde se mezclan tejidos orgánicos y tecnológicos, color, saturación y estampados multicolor; donde la moda se convierte en un capricho lleno de diversión. Siguiendo la oda al deporte aparece el proyecto de VincentIsPop, -quizás inspirado por el movimiento fun fashion que ha propuesto Jeremmy Scott- para presentar su Home Service, donde la pizza se convierte en concepto, y los trajes de repartidores se convierten en una oda al movimiento sport acompañados de plataformas imposibles que llamaban la atención por donde pasaran. Y es que, como hemos dicho, esta pasarela se basa en conceptos. Herfer es otro de los diseñadores que más ha llamado nuestra atención, -si no el que más-, y es que los aplausos al final de sus tres salidas demuestran que un proyecto bien resuelto puede ser un éxito asegurado, haciendo que nos preguntemos sobre las ayudas y las subvenciones, porque si éstas llegarán a quienes debe llegar, estamos seguros que terminarían haciendo propuestas mucho más brillantes que las que se han visto en pasarela general y mucho más completas. Su oda futurista con toques sixties y sudaderas de tejido deportivo calados, supone un viaje futurista y romántico al mismo tiempo a Los Ángeles en 2019. Una historia que convierte la moda en su medio para ser contada.

Algunos hablan de conceptos que no se pueden comprender hasta que tienes la prenda frente a ti, otros quizás sólo quieren comunicar algo claro mediante diferentes elementos. Entre ellos el color, como el verde, rey o más bien reina de la colección de Chiara Formichetti, en honor a Nefertiti, donde reinan los juegos geométricos, las yuxtaposiciones, y abrigos que se terminan con cuello y solapas con camisas que salen más allá del short. Juegos de patronaje geométricos que nos transportan a oriente. Pero no todos viajan fuera para contar sus historias, algunos las cuentan desde aquí, desde nuestras calles, desde Ruzafa, el barrio que se ha convertido en la cuna del diseño, el lugar donde convergen cultura, diseño y arte. Es ahí donde nace la colección de Chelo Ruiz basada en el hombre y para el hombre, el hombre de Ruzafa, el hombre que según la diseñadora está enamorado de lo básico y funcional, pero con ese punto de moda que es capaz de adaptarse a varios tipos de hombre, buscando conectar con tejidos originarios de la comunidad. Sin embargo pese a los momentos brillantes, la colección masculina se quedó con un punto infantil que quizás se hubiese podido solucionar con el estilismo que acompañaría la colección.

Algunos conceptos se traducen directamente a formas, a prendas y a maneras de entender los elementos como la Cellulaire de Donderis, donde la célula inspira a soñar y se convierte en prendas simples pero funcionales, elegantes y llamativas. Prendas de diseño destinadas a ser deseadas, amadas y usadas, donde el tejido ha sido tratado para darle la sensación de arrugado, y donde convergen varios tipos de tejidos, llenando de riqueza las tres propuestas. Conceptos como el cristal, de Anaís Moreno, traducido a transparencias seductoras, encajes ypantalones que permiten ver la piel. Colores lumínicos y formas geométricas donde lo que se muestra se hace de manera elegante, cortes simetricos y regulares como un cristal. Conceptos como la naturaleza, como la flor de canela de Pilar llamas y su mezcla entre tejidos e intervenciones con elementos naturales, femeninos y seductores. Pero hay conceptos quizás más complicados de explicar, pero más sencillos de entender, como ‘El 10,EMPODERAMIENTO PEROXITAL, PERIPETICA SINTESIS DE AMOR PROPIO DE UNA FEMINISTA EN CONFLICTO’, donde la moda, una vez más, se convierte en medio. En medio para contar la aceptación y el desarrollo de la relación de moda entre lo femenino y masculino. Prendas que cuentan una historia que las mismas palabras no pueden contar y tejidos barrocos combinados con piezas más lisas. Por desgracia las tres salidas no fueron suficientes para que la propuesta fuera totalmente un éxito.

Sin embargo a veces el concepto tiene que ser contado de otra manera. Quizás una manera que no es lo que el concepto busca decir, o que al contrario exactamente es lo que se quiere conseguir. Como Amparo Ordaz y su oda a la mujeres mayores, impresionante mujeres fuertes y elegantes, como ya ocurrió en la pasada edición de la MBFWM, que no son el público que suele ser objeto a bendecir de la moda. Una demostración de que hay otro tipo de mujer, de otra edad, que busca y quiere consumir moda. A ésa, es la que se busca convencer de que para ella aún existe moda. Y no cualquier moda: una moda atrevida, con pieles, volúmenes y siluetas elegantes, clásicas y a la vez modernas. Conceptos que se encuentran fuera de auge, pero como todo en el arte, el cine y la moda, el mundo se mueve de corrientes y contracorrientes. Como el barroquismo de Joaquín Martínez y su “Valencia 2050”, colorida y saturada que quizás en pleno reino de la limpieza y depuración se pueda encontrar perdida. Sin embargo no se puede negar que su reinterpretación de las falleras en clave sport es digna de brillar.

Y si quedaba duda alguna del futuro de la moda y las escuelas de moda, no debería quedar. Porque si hay algo que se ha visto en la primera jornada de Proyecta es que hay más gente con talento que, quizás, oportunidades para brillar. Menos mal que la pasarela que llevaba años queriendo ser joven, al fin se ha rejuvenecido, de dentro para fuera en todos los sentidos.

El segundo día de Proyecta las escuelas que estuvieron dentro de esta jornada fueron la ESNE de Madrid, Barreira de Valencia, Felicidad Dulce de Barcelona, ESD de Murcia, EDIB de Palma de Mallorca y la Escuela San Telmo de Málaga.

Abrió el desfile Andi Cui, un joven de 21 años de origen chino afincado en Madrid criado entre la cultura occidental y oriental y que pese a su corta edad ya cuenta con un increíble currículum entre el que se encuentra un premio en el Concurso de Saga Furs Moscú y ayudar a Duyos en la Mercedes Benz Fashion Week. Presentó su colección para primavera verano 2015 de título ‘Still’ y una cuidada selección de tejido inspirada por los estados mentales por los que pasa el diseñador cuando crea. Cinturas marcadas, crop tops, pantalones de talle alto, mucho blanco, gris perla y un último vestido con transparencias resumen una genial colección cápsula del diseñador para vestir a una mujer moderna y urbana.

La moda también habla de viajes como el de Lubna Kaddouri, segunda diseñadora participante del desfile. Un viaje por las olas y el movimiento y su definición de lo que es la pasarela, más cerca de lo que muchos piensan:es “nuestro sitio para crear y contar relatos, el lienzo en blanco, el inicio de donde parte todo”. Con una colección llena de volúmenes, transparencias, plástico, azules y un bolso-pecera.

Continuó Gabriel Castelló y su ‘Divina coherencia’ donde los volúmenes y los tejidos como el satén, el tul y el terciopelo iban narrando una progresión en el poder de la mujer que porta sus prendas.

Pilar Llamas fue la encargada de proseguir con el desfile de jóvenes talentos. Conceptos como la naturaleza y la feminidad encontramos en su trabajo ‘La flor de canela’, con su mezcla de tejidos y elementos de origen natural como conchas de caracoles y cuerda de pita que adornaban sus creaciones, ya fuera en forma de hombreras o de estructura con forma de falda superpuesta al vestido.

Una de nuestras propuestas favoritas de la jornada de PROYECTA viene de la mano de Elisabeta Carlota con su colección ‘Why Knot?’. Aunque estemos en plena presentación de las tendencias para la próxima primavera verano la diseñadora nos presentó una colección muy invernal donde reinaba el color negro. Abrigos y pantalones de lana llenos de nudos (referencia al título de la colección), sombreros y gorras para un hombre sobrio y elegante pero con un punto rebelde. Desde aquí le deseamos una carrera llena de éxitos ya que el talento le sobra por los cuatro costados. Además fue la ganadora de Proyecta.

La propuesta que nos enseñó Nuria Sanmartín estaba influenciada por la indumentaria médica, formas simples y minimalistas que se abrían en la espalda recordando a las batas que utilizan en los hospitales para los enfermos. Todo ello haciendo referencia al concepto de sangre en su forma más pura y depurada.

Partiendo del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, lugar excepcional en pleno centro de la Península Ibérica nace ‘Somni’, la colección de Tamara Tejada. Una colección que plasma de forma sofisticada la belleza que allí se encuentra. La diseñadora juega con los tejidos para crear volúmenes junto a estampados florales y semitrasparencias en las prendas, todo ello acompañado de unas plataformas imposibles.

Desde Málaga llega Álvaro D’Olmedo y su ‘Exceptions’ que nos propone un hombre arriesgado al que poco le importa que dirán de él. Inspirado por las clásicas culturas de Roma, Grecia y Egipto mezcladas con un pequeño punto minimalista. Faldas-shorts, prendas con los hombros caídos, supresión de botones y cadenas de color dorado adornando las prendas que en su totalidad utilizan el blanco y el negro. Todo ello acompañado de grandes bolsos con cadenas que nos recordó al hombre Versace.

Abrazos Rotos_Adriana Cagigás presentó su colección ‘Own way’ inspirada en formas orientales y prendas oversize con sutiles estampados ya sean de rallas o cuadros. Una colección que cuenta con elementos como las mochilas con base de madera que enamoran desde el primer momento.

Esto es en resumen lo que nos depararon los dos días de Proyecta en esta XVII edición de Valencia Fashion Week 2014. Una prueba fuerte de que el diseño joven apunta maneras y una muestra de que supone todo un acierto darles cancha a los nuevos talentos en las fashion weeks. Los chicos y chicas de Proyecta nos han demostrado que tienen nivel de sobra para pisar una pasarela de esta magnitud, y nos han hecho creernos de una vez por todas ese eslogan que hace un año se oía por el Ágora de ‘descaradamente joven’. Por fin Valencia Fashion Week ha derrochado juventud por los cuatro costados. Todo un acierto que esperamos se repita el año que viene, de la misma forma que esperamos ver a muchos de estos futuros diseñadores sobre la pasarela general en futuras ediciones.

Fotografía: Francesc Juan