Ésta es esa noticia que nunca me habría gustado escribir, y resulta que es la primera que escribo, o mejor dicho firmo, en esta revista. Dejamos este proyecto, y lo hacemos muy tristes pero con un buen puñado de motivos para hacerlo y muy pocos para no.

Por ser mi primera y última entrada, y porque necesito explicar todo lo que nos lleva a tomar esta decisión, me gustaría extenderme. Quien espere una breve explicación, que pare de leer aquí.

ValenciaModa nació como un proyecto con el que pretendíamos crear una revista en la cual pudiésemos dar a conocer profesionales de este sector, la moda y la belleza, y de esta zona, Valencia, de una manera sencilla, desinteresada y profesional. En base a eso creamos esto, y en base a eso hemos intentado tomar todas las decisiones que hemos tomado. Nuestra intención ha sido (con mayor o menor acierto, eso es otra cuestión) contactar con profesionales de esta zona, ya sean diseñadores, fotógrafos, modelos, maquilladores, estilistas, peluqueros, redactores, ilustradores, etc, y ofrecerles un medio en el que poder exponer su trabajo, y que éste tuviese la apariencia más profesional posible. La primera revista vio la luz en septiembre del año pasado, aunque el proyecto se remonta hasta más de un año antes.

Desde el primer momento ValenciaModa ha supuesto un gran esfuerzo (hablo personalmente) tanto en tiempo, como en dinero, obviamente. El sueño que desde el principio tuvimos fue que llegase el día en que la revista no nos costase dinero, ya que siempre pretendimos que si hubiera beneficios fuesen destinados directamente a publicidad, y así poco a poco seguir creciendo y, quién sabe, algún día llegar a ser un medio con cierto reconocimiento.

revistas-valenciamoda-1-y-2

Los primeros dos números conseguimos imprimirlos, con muchísimo esfuerzo económico y muchas horas de trabajo, todo ello para lograr ese sueño que desde el principio tuvimos. Curiosamente #ValenciaModa3, la primera que no se imprimió, tuvo un éxito muy superior a las anteriores. Y este último número ha superado con creces a cualquiera de ellos. Web, redes sociales y revistas han tenido una tendencia ascendente desde que ValenciaModa nació.

La sensación, y hablo con total sinceridad, que nos queda tras este último número #ValenciaModa4, es de total satisfacción. De haber hecho algo realmente bueno y de lo que nos sentimos muy orgullosos.

Y sin embargo, justo después de su lanzamiento es cuando decidimos que es el momento de dejarlo. ¿Por qué? En realidad por una suma de motivos, e intentaré describir los principales.

Desde que creamos ValenciaModa, lo que más he conseguido son enemigos. Así de claro. Cada semana recibimos editoriales de fotógrafos a los que les gustaría salir en la revista y a quienes, si les dices que no, en la mayoría de los casos reaccionan mal. Con un “¿qué os creéis?”, “¿de qué vais?”, etc. Como si pudiésemos publicar revistas de 500 páginas a modo de catálogo o ignorar por completo cualquier línea editorial.

También hemos tenido que ver cómo gente que trabaja en otras revistas o medios similares automáticamente te añaden a su lista de gente no deseada. Simplemente por estar ahí, por ser “competencia”. Mi concepto de competencia entre revistas gratuitas de moda de periodicidad trimestral debe ser bastante distinta, ya que creo que no son exclusivas. Dicho de otra manera, no creo que alguien tenga que optar entre leer esta revista, o leer aquella. Si te las lees de manera detenida, en 15 minutos terminas. Yo creo que en 3 meses te da tiempo a devorar todas las revistas de moda gratuitas de Valencia. Por tanto eso de competencia es un concepto que directamente no comparto. Al revés: debería haber compañerismo. Pero no lo hay.

He tenido que ver cómo diseñadores con los que antes me llevaba genial, ahora directamente ni me hablan. ¿Por qué? No lo sé, pero desde luego antes de tener revista esto no pasaba. Se me hace muy complicado entender todo este tipo de cosas.

He visto como me decían que hago autopromoción. Así, sin anestesia. Para quien no sepa a qué me refiero, trabajo junto a Maribel Server, co-creadora de esta revista y fotógrafa. En 4 números hemos disparado una única editorial para la revista, que aparece en este último número y que además es la fotografía de portada. Esta editorial no estaba prevista para salir en la revista, pero se disparó a última hora porque uno de los fotógrafos con los que contactamos para aparecer en el número y en portada falló en el último momento. De no haber ocurrido esto, ni tendríamos editorial ni tampoco portada. Las personas que más horas le dedicamos a esto, quienes ponemos de nuestro bolsillo cada mes para que esto siga, quienes en ocasiones hemos literalmente montado editoriales contactando con todo el mundo para que sean otros fotógrafos quienes las disparen, quienes realizamos la mayoría de fotografías que veis dentro y que no van firmadas (face-off, entrevistas, etc), y que paradojicamente fuera de la revista vivimos (o intentamos vivir) de la fotografía, hemos aparecido en una editorial y en una portada de nuestra revista.

¿Autopromoción? Los cojones.

valenciamoda-vfw

Para colmo, estos días he tenido que ver cómo en Twitter se montaba revuelo por parte de una serie de usuarios que consideraban que precisamente en esta editorial de la que hablo, se mostraba a un hombre agrediendo a una mujer. Cuando lo vi por primera vez me pareció anecdótico; siempre hay alguien que interpreta a mal las cosas, o que en lugar de preguntarte de qué va o qué se pretende con una foto directamente insulta y se autorretrata. Con quienes a raíz de esto nos han preguntado por privado si representaba maltrato he tenido conversaciones en las que se les ha explicado lo que hay en las fotografías, la inspiración de la editorial, el significado de cada foto y su porqué. Y obviamente ahí no ha habido más problema.

Pero lo que me ha hecho reflexionar de esto último no ha sido la anécdota. Ha sido el hecho de que, en casi un año de trabajo, puedo contar con los dedos de las manos los tweets en los que alguien ha dicho “Olé ValenciaModa”, con estas palabras u otras. Tweets de esos que a lo mejor uno los escribe pensando que a quien ha hecho la revista le dará igual, sin darse cuenta de que quien hace la revista paga por hacerla, y trabaja para hacerla. Y un “Olé ValenciaModa” o un “Me ha encantado x sección de ValenciaModa” valen su peso en oro, y son el único motivo para que haya otro ValenciaModa. Sin embargo, a la hora de criticar sin preguntar o tirar por tierra todo, no hay ni piedad ni tiempos muertos. He llegado a leer un “ojalá no vendáis ninguna revista”, y lo mejor de todo es que probablemente sea el único que ha acertado.

Cuando lanzamos ValenciaModa3 pusimos un plugin que te obligaba a hacer una acción social para poder ver la revista. Era simplemente hacer un “like” en Facebook, o un “tweet” o un “+1” en Google+. Todo ello cosas que se hacen en unos 5 segundos, con 2 clics. 5 segundos para “pagar” por un trabajo que supone cientos de horas y dinero de llevar a cabo. Recuerdo la incredulidad que tuve cuando varias personas me comentaron que tenían conocidos que les habían dicho que no querían ver la revista porque tenían que hacer una de estas cosas. Te hace replantearte muchas cosas. Obviamente tuvimos que quitarlo.

También hemos intentado que marcas que pueden y que han querido aparecer en la revista paguen, aunque fuesen cantidades ridículas, para intentar sufragar la revista y que pudiésemos seguir haciendo esto. La respuesta ha sido siempre negativa. La gente, no sé si en Valencia o en general, no está dispuesta a pagar por nada. No diré que sea un problema únicamente de este sector, porque sabemos que es más generalizado; pero sin duda es uno de los mayores impedimentos para que algo así continúe. Al final, midiendo el impacto que la publicación tenía, llegamos a la conclusión de que los precios que pedíamos eran irrisorios en comparación que el retorno potencial obtenible. Pero ni así.

En cuanto comenté con el resto la decisión de poner fin a ValenciaModa, la reacción obvia fue decir “normal, es que es mucho trabajo, no podéis con ello”. Y nada más lejos de la realidad. Es trabajo, sí, pero nos gusta, para qué negarlo. Es una revista de moda, algo en lo que, si te gusta esto, mucha gente pagaría por estar. El número 5 lo tenemos casi todo ya cerrado e incluso está empezada la maqueta. Cada número que pasa tenemos más experiencia, soltura y las cosas se hacen en cierto modo más sencillas. Dicho de otra manera: seguiríamos trabajando y pagando por seguir sacando números.

No es una cuestión de no poder. Es que llega un punto en el que sumas cosas y te das cuenta de que no vale la pena. Para mí un hobbie no debe desgastarte, sino que tiene que ser algo que cuando pongas los pros y los contras en una lista, los pros superen con creces a los contras. Y aquí los contras crecen como enanos.

Tampoco es un tema meramente económico, porque siempre hemos podido bajar la inversión en ValenciaModa: dejar de hacer todo tipo de publicidad, reducir cualquier gasto de promoción, o no utilizar la versión de pago de ISSUU, la plataforma en la que ofrecemos la revista. Sabemos de sobra que hay alternativas gratuitas en la propia web, pero desde el principio optamos por ISSUU por la fiabilidad que da de cara a un cliente poder ofrecerle estadísticas de un sitio externo sobre las lecturas de tu revistas, y subir la publicación a tu propia web con un plugin te ofrece unas estadísticas y métricas que cualquiera con dos conocimientos básicos de informática puede trampear. Incluso podríamos haber reducido más los costes colocando publicidad en la web a costa de hacer menos atractiva la estancia a cada visitante, pero siempre hemos intentado primar ante todo la calidad.

Por todo esto hemos decidido que es un bueno momento para poner un punto final.

Revistas #ValenciaModa3 y #ValenciaModa4

Se cumple casi un año de que comenzásemos a trabajar en ValenciaModa, y con #ValenciaModa4 hemos podido cerrar el ciclo anual haciendo 4 números: Otoño, Invierno, Primavera y Verano.

Creemos que #ValenciaModa4 ha quedado realmente bien, y que es una manera excelente dejar esto bien alto. Defectos y cosas a mejorar las hay, por supuesto. Pero no tantos como ganas de hacerlo bien y de publicar una revista que hiciera pasar un rato agradable a quien decidiera ojearla uos minutos.

Como reflexión final, invitaros a que cuando le echéis un vistazo a algún medio de este tipo, y especialmente si es gratuito y está hecho por gente con ilusión, si tenéis un momento se lo agradezcáis a quien lo ha hecho. En Valencia hay más revistas que han intentado hacer que este sector, que tan machacado está, tengo un poquito más de visibilidad: Noemelia, Creation Vlc o Chapelle son sólo algunos ejemplos de gente que dedica su tiempo a esto. Y no cuesta apenas nada saber valorar quién está detrás y qué consigue con ello. Y de paso agradecerlo. Y las críticas por privado, que siempre son bienvenidas y son lo único que te ayudan realmente a mejorar, y en público sólo sirven de escarnio.

La web seguirá online, aunque ya no depende de mí que continue activa. Pero estoy seguro de que habrá gente con ganas de escribir y mantener al menos una parte de este pequeño proyecto que fue ValenciaModa y que espero que otro con más ganas se anime a retomar. Si es así, que cuente con nuestro apoyo. Ojalá algún día haya un #ValenciaModa5. Muchas cosas deberían cambiar antes.

Para no perder la costumbre, y porque sería muy injusto para mucha gente no hacerlo, no voy a terminar sin agradecer a todos los que sí han hecho posible esto. A todos los que han disfrutado leyendo esta revista, y a los que no lo han hecho pero la han leído y han valorado el trabajo que hay tras ella. No tenéis ni idea de lo agradecido que estamos, y sé que hablo por todos los del equipo, de que hayáis estado ahí.

Feliz verano.